Últimos estrenos 4K UHD Series Series Torrent
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Calificacion 7.5
Género:

Biográfico/ Crimen/ Drama

País: Estados Unidos
Duración: 2h 17min
Año: 10 January 2020
Director: Destin Cretton
Reparto:
Michael B. Jordan, Brie Larson, Jamie Foxx, O'Shea Jackson Jr., Tim Blake Nelson, Rob Morgan, Lindsay Ayliffe, Ron Clinton Smith, Charlie Pye Jr., Michael Harding, Christopher Wolfe, J. Alphonse Nicholson, Jacinte Blankenship, Bryan G. Stevenson, Brad Sanders, Charmin Lee, Sebastian Eugene Hansen, John Lacy, Hayes Mercure, Tatom Pender, Rafe Spall, Karan Kendrick, C.J. LeBlanc, Scarlet Olivia Dunbar, Darryl W. Handy, Darrell Britt-Gibson
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad
Op 1 Descargar Torrent Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
Op 2 Descargar Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
Op 3 Descargar MediaFire Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
Op 4 Descargar Fembed Latino HD

Cuestión de justicia

Just Mercy

Cuestión de justicia Cuenta la historia real del joven abogado Bryan Stevenson (Jordan) y de su histórica batalla por la justicia. Después de licenciarse en Harvard, Bryan recibe ofertas de trabajo muy lucrativas. Pero él prefiere poner rumbo a Alabama para defender a personas que han sido condenadas erróneamente o que carecían de recursos para tener una representación legal adecuada, y lo hace con el apoyo de la activista local Eva Ansley (Larson). Uno de sus primeros y más turbulentos casos es el de Walter McMillian (Foxx), que en 1987 fue sentenciado a la pena muerte por el asesinato de una chica de 18 años, a pesar de que las pruebas demostraban ostensiblemente su inocencia. En los años posteriores, Bryan se ve envuelto en un laberinto de maniobras legales y políticas y de un racismo abierto y descarado mientras lucha por Walter y otros como él, a pesar de tenerlo todo en su contra, incluido el sistema legal.

 

Descargar Cuestión de justicia

Se equivocan de persona, afirma el personaje interpretado por Jamie Foxx cuando es injustamente detenido. A lo que el policía le replica: «se exactamente qué clase de persona eres». Soy inocente, afirma otro condenado, recibiendo por toda contestación: «es igual, si no eres tú, el culpable será otro negro igual que tú». Y la respuesta que recibe un tercer procesado es igual de rotunda: «sólo con mirarte tengo la certeza de que eres culpable».

El sistema judicial acaba refrendando esas espontáneas y profundas convicciones policiales, porque el racismo trasciende la balanza de la justicia, su principio de que todos (todas las personas) son iguales ante la ley. Porque los despoja (en este caso a los negros) de su consustancial condición de personas, dejándolos sin derechos y situándolos al margen del sistema judicial. A los negros se les aplica otra principio de igualdad muy distinto (no todos los principios de igualdad son iguales), letal para ellos: todos los negros son iguales, distintos e inferiores a los blancos. Así opera el racismo, distorsionando una realidad desde su raíz más profunda. Se les condena por ser negros y la única manera de la que pueden salir airosos es demostrar que son blancos, algo del todo imposible.

Sobre reflexiones parecidas se extiende este contenido y comedido alegato judicial contra el racismo (y en menor medida también contra la pena de muerte), más centrado en la repercusión a todos los niveles de quienes lo padecen, que en los racistas. Estos últimos, por más que se demuestre su absoluta falta de moralidad, su corrupción retorciendo y utilizando a su antojo el sistema judicial para condenar a personas que saben inocentes, apenas son juzgados, su culpabilidad siempre aparece difuminada.

Tiene un punto en común, quizá no suficientemente tratado (spoilers), y más de una referencia a la icónica y excepcional «Matar a un ruiseñor», ya que se desarrolla en el mismo lugar (en Alabama), aunque unos 50-60 años después, con lo que se pone de manifiesto la gran resistencia del racismo a desaparecer.

Es notable en todos los sentidos, manteniendo el interés y describiendo ordenada y desapasionadamente los hechos en los que se inspira, sin exceso de sentimentalismo (con una excepción, que lejos de perjudicarle le beneficia). Eso sí, es previsible y algo monótona, le falta chispa, especialmente en la construcción de su pareja protagonista, unos abogados presentados con demasiada sobriedad, sin matices cinematográficamente hablando, aunque los siempre excelentes Michael B.Jordan y Brie Larson lo compensen con su particular carisma, Lo que contrasta con los papeles secundarios, casi todos mejor construidos y definidos y brillantemente interpretados, lo que constituye un gran acierto tanto del director como de los responsables del casting y uno de los puntos fuertes de la película.

×
¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"