Últimos estrenos 4K UHD 4K UHDSeries Torrent
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Calificacion 8.1
Género:

Drama

País: Estados Unidos
Duración: 2h 12min
Año: 28 January 2005
Director: Clint Eastwood
Reparto:
Clint Eastwood, Hilary Swank, Morgan Freeman, Anthony Mackie, Jay Baruchel, Mike Colter, Lucia Rijker, Brian F. O'Byrne, Margo Martindale, Riki Lindhome, Michael Peña, Benito Martinez, Bruce McVittie, David Powledge, Joe D'Angerio, Marcus Chait, Tom McCleister, Erica Grant, Morgan Eastwood, Jamison Yang, Dean Familton, Louis Moret, V.J. Foster, Steven M. Porter, Ming Lo, Miguel Pérez, Jim Cantafio, Ted Grossman, Ned Eisenberg, Marco Rodríguez, Mark Thomason, Brian T. Finney, Spice Williams-Crosby, Kim Strauss, Susan Krebs
    Opciones de descargaServidorIdiomaCalidadContraseña
    Op 1 Descargar Premium Goolge Drive Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
    Op 2 Descargar Torrent Latino HD 1080p
    Op 3 Descargar Google Drive Latino Full HD Bluray
    Op 4 Descargar MediaFire Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray All.Tv!skr-iMp´-mTXf
    Op 5 Descargar Streamtape Latino HD
    Op 6 Descargar Fembed Latino HD

    Golpes del destino

    Million Dollar Baby

    Golpes del destino Después de haber entrenado y representado a los mejores púgiles, Frankie Dunn (Eastwood) regenta un gimnasio con la ayuda de Scrap (Freeman), un ex-boxeador que es además su único amigo. Frankie es un hombre solitario y adusto que se refugia desde hace años en la religión buscando una redención que no llega. Un día, entra en su gimnasio Maggie Fitzgerald (Swank), una voluntariosa chica que quiere boxear y que está dispuesta a luchar denodadamente para conseguirlo. Frankie la rechaza alegando que él no entrena chicas y que, además, es demasiado mayor. Pero Maggie no se rinde y se machaca cada día en el gimnasio, con el único apoyo de Scrap.

     

    Descargar Golpes del destino

    Si hay un artista en la actualidad que ha sido capaz de abandonar su rol de icono como actor y sustituirlo por una carrera estelar como director, ése es Clint Eastwood. Atrás quedan sus primeros pinitos, los spaghetti-western de Sergio Leone, y atrás, las violentas entregas del personaje que más éxito le reportó, el fascistoide Harry, aquel símbolo machista de la era nixoniana que profería lindezas del tipo… disparar sobre los que hay que disparar está muy bien, si alguien está contra el sistema ése soy yo, pero mientras no se encuentre algo mejor, lo defenderé. Con 74 años de edad, tal vez Clint Eastwood lo haya dicho casi todo como intérprete, pero gracias a Million Dollar Baby, su carrera como director atraviesa por un momento esplendoroso.

    Todavía recuperándonos de las convulsas aguas de un río, nos adentramos ahora en las cuerdas de un cuadrilátero que, en vez de captar y atraer nuestras miradas hacia el deporte, lo hacen sobre la vida de dos perdedores en fases terminales diferentes: uno rehecho, Scrap (un nuevo y excelente secundario para Morgan Freeman), y otro, Frankie, en busca de redención. Una familia, pupilo y entrenador, símbolo de la lealtad entre amigos, que ve en Maggie Fitzgerald (Hillary Swank camino de su segundo Oscar) la luz necesaria para rellenar y ampliar el cuadrilátero de sus almas. Lo que empieza siendo una simbiosis entre Karate Kid y Rocky se irá convirtiendo en la obra trascendente que John Huston no pudo (o no supo) alcanzar con Fat City (1982).

    Una toalla que no fue lanzada sobre la lona a tiempo, un ojo a la virulé, un sacerdote que arenga a su fiel durante más de dos décadas, un entrenador de boxeo que cultiva su tiempo libre leyendo a Yeats, la magia de una palabra de orígenes irlandeses, el vacío que deja la ruptura con una hija, las ilusiones provocadas por la irrupción de una luchadora, de una nueva candidata a la derrota, de un patito feo. Los detalles son los que hacen grande a un artista, y la última obra maestra de Eastwood (tras Sin Perdón y Los puentes de Madison) los tiene a patadas. Posee la narración omnipresente del cine clásico, ésa que colocaba al espectador en el punto de vista óptimo de cada plano. Con cada película, Eastwood se siente más capacitado, más autor. Su puesta en escena, la composición y el montaje, se combinan plácidamente en un viaje que terminará siendo, inevitablemente comparado, con Mar adentro. A diferencia de Amenábar, Eastwood construye su fábula moral sobre cimientos de elevada solidez, de vasta sinceridad y humanidad que no le impiden hacer gala de un irónico humor, eso sí, elevándose sobre el género y dotando a su estilo de una madura sencillez cercana a los clásicos Walsh y Capra. En este caso, el individualismo heroico se enfrenta a las circunstancias ajenas que lo conciernen, y el resultado no se lo concedo más que a ustedes.

    ×
    ¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"