Últimos estrenos 4K UHD Series Torrent
Pacto de Fuga HD
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Calificacion 7.3
Género:

Action/ Thriller

País: Chile
Duración: 2h 15min
Año: 23 January 2020
Director: David Albala
Reparto:
Benjamín Vicuña, Amparo Noguera, Patricio Contreras, Francisca Gavilán, Eusebio Arenas, Mateo Iribarren, Roberto Farias, Willy Semler, Alberto Ellena, Victor Montero, Diego Ruiz, Vladimir Huaiquiñir, Mauricio Roa
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña
Op 1 Descargar Torrent Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
Op 2 Descargar Google Drive Latino Full HD Bluray
Op 3 Descargar MediaFire Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray All.Tv!skr-iMp´-mTXf
Op 4 Descargar Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
Op 5 Descargar Streamtape Latino HD
Op 6 Descargar 1Fichier Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
Op 7 Descargar Turbobit Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray
Op 8 Descargar Fembed Latino HD
Op 9 Descargar Subtitulos

Pacto de Fuga

Jailbreak Pact

Pacto de Fuga Trata de la fuga carcelaria de medio centenar de reos de la Cárcel Pública de Santiago, planeada y perpetrada por 24 presos que cavaron un túnel de más de 80 metros de largo, escondiendo 55 toneladas de tierra dentro del penal, lo que les tomó más de un año de construcción, utilizando sólo un destornillador. Ni los presos comunes de las celdas cercanas, ni los gendarmes que los vigilaban a diario descubrieron el plan que llevaría a 49 reclusos a alcanzar la libertad en uno de los escapes más sorprendentes de la historia penal chilena.

 

Descargar Pacto de Fuga

Así reza uno de los versos de ‘Libertad’, canción especialmente compuesta por la rapera Ana Tijoux para Pacto de Fuga (2020), película chilena de David Albala que cuenta una fuga masiva de presos políticos de la cárcel pública de Santiago ocurrida en 1990. ¿Se trata de un film que busca también decir algo sobre el presente?

Por Nicolás Bianchi

Pacto de Fuga da por sabidas algunas cuestiones que para los que no son chilenos vale la pena refrescar. El dictador Augusto Pinochet encabezó la dictadura militar que gobernó el país trasandino entre 1973 y 1990. A comienzos de los 80, un grupo de jóvenes revolucionarios formó el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, organización cuyo principal objetivo era terminar con el gobierno de facto. Luego de un fallido atentado contra Pinochet varios de sus miembros fueron apresados.

La película cuenta la historia de la fuga masiva de presos que encabezaron los militantes del FPMR en 1990, pero que comenzaron a planear y ejecutar con dos años de antelación. Una de las críticas que recibió la película en Argentina, publicada en el diario Página 12, sostiene que el film “no quiere ni puede ser una película política”. Si bien Pacto de Fuga puede ser considerada como un thriller carcelario, la historia en la que se basa y el momento en que es producida provocan que indefectiblemente esté atravesada por la política.

Sin ir más lejos la exhibición del film en Chile se postergó durante varios meses por el estallido social que el año pasado llevó a la organización de un referéndum constitucional, luego postergado por la pandemia. Eso indica la particularidad del momento, aunque es algo que sucedió, seguramente, con todo tipo de películas. La cuestión radica en los mensajes que circulan por la película en un momento así.

Los guerrilleros presos, encabezados por los personajes que interpretan con solidez Benjamín Vicuña y Roberto Farías, son los héroes del relato. Están, junto con sus compañeros, a merced de un grupo de guarda cárceles y funcionarios que están pintados como miembros de una patota fascista y torturadora. Es cierto que los militantes de izquierda se presentan bastante ‘lavados’, ya que más allá de algunas afectaciones para hablar jamás discuten ni exponen sus ideas, sino que todo se vuelca a la organización y concreción de la fuga.

Desde la banda de sonido, además de Tijoux, suenan Los prisioneros con ‘El baile de los que sobran’ y también se puede escuchar a Víctor Jara, mientras se muestra el trabajo silencioso, coordinado y meticuloso de los presos. Mientras afuera los chilenos, en el plebiscito de 1988, votan para que el oscuro reinado de Pinochet termine, adentro los presos condenados a muerte deben apurarse ante el temor de que la dictadura busque liquidarlos antes de dejar el poder.

Pacto de Fuga no puede considerarse como una película política en tanto no exhibe una idea de cómo debería ser el mundo social de los hombres sino que se vuelca a la acción. Pero sí tiene, y está atravesada, por componentes políticos al tratarse de una historia real, al delinear a sus personajes (por más que se haya optado por no tomar los nombres ni los perfiles verdaderos de los militantes) y al mostrar que unidos los que buscan un objetivo a veces triunfan. Quizás en estos tiempos tan particulares las películas que no parecen hablar de política, queriéndolo o no, lo estén haciendo.